Inicio » Relatos Eroticos » El colega durmió a mi marido

 

 

El colega durmió a mi marido


Soy esposa de un médico del sur de Veracruz, que tiene diabetes y es por eso que me tiene a dieta de verga. Antes me cogia bien pero ahora que ya no puede solo me hace el sexo oral y debo reconocer que es bastante tolerante conmigo, ya que me deja salir sola...aunque luego me pregunta qué hago, cómo lo hago y donde, y noto que se calienta. Hace cosa de un año me llevó a un congreso a Veracruz y nos quedamos en un hotel regular. Un amigo de por acá, médico también, nos invitó a cenar y a tomar algunas copas y accedimos, y yo la verdad me senti halagada por la forma en que me desnudaba con la mirada. El caso es que mi esposo bebió muhco,o al menos eso me pareció, porque se durmió en el bar, y el doctor se brindó a pretarnos su habitación (Estabamos en su hotel y no el nuestro) para que descansara. Lo llevamos con ayuda de un botones y luego el doctor y yo nos sentamos en el sofá a platicar pero la conversación llegó a la sexualidad, ya que el sabe que mi marido es impotente por la diabetes y me preguntaba si me cogia bien, si me dejaba contenta y qué posiciones me gustaban mas, y yo me fui alentando, aunque me daba "cosa" ver a mi marido acostadote ahi, a unos pasos de nosotros, aunque roncando por lo dormido que estaba.
Le dije al doctor que no se pasara porque mi marido podia despertar y fue que me dijo que el le habia puesto algo en una copa y que estaria dormido por algunas horas, y que lo hizo porque le parecia yo hermosa pero en donde vivimos, aunque me habia echado el calzonaso mas de una vez, me habia hecho tonta pero me dijo que me deseaba, y diciendo esto comenzó a acariciarme las orejas y el cuello, cosas que me ponen a mil.
El caso es que ahi cogi con el colega de mi esposo, que debo reconocer que supo hacer lo suyo porque no fue de esos tipos que luego luego se vienen y la dejan a una con ganas, sino que me hizo todo de todo y con calma, sacandome orgasmos a placer y como el es moreno, como me gustan a mi los hombres, disfruté de su verga, ya que me encanta verselas, tocarselas, disfrutar de esas venotas y de la cabeza o glande, y mamarselas, aunque siempre me cuido de que no se vayan a venir en mi cara.
Me gusta el sexo seguro, y con el doctor usamos un condon de sabor chocolate que me hizo recordar a quien fue mi primer amante, un honduerño negro, bien sabroso de verga que me hizo ver estrellitas el dia en que me estrenó el culo. No es que fuera "señorita" del culo, sino que mi esposo es de verga chica y de novios me la metio dos veces por atras y luego, de casados, tres veces mas, pero mas bien puedo decir que fue brusco, y no como mi amante, que me dolió pero lo disfrutè de verdad.
El doctor queria metermela tambien por atras, pero he pensado siempre que eso de coger por ahi debe ser mas bien un premio al hombre que sepa ganarselo, que coja con gusto y nos haga disfrutar y no nada mas porque se le antojó.
Me la metió en varias posiciones y al final se vino en mi conchita estando yo arriba, cosa que me encanta, y es que me gusta mucho besar a mis amantes mientras se estan viniendo, y verlos a los ojos. ¿Sera malo esto?
Luego de haber cogido, cortesmente pidió otra habitación a un lado de la suya y hasta allá trasladamos a mi marido, de manera que despues de haberme bañado en la tina con el doctor y habiendonos metido mano y otras cosas por todos lados, al final de la noche me fui a dormir con mi marido, que a la mañana siguiente estaba muy confundido, y al saludar al doctor, le dió las gracias apenados, primero por habernos dado alojamiento en su hotel, y segundo, porque el doctor le dijo a mi esposo que ya ebrio, se habia puesto muy cachondo conmigo, y que esa fue una de las razones por las que prefirió facilitarle las cosas para que cumpliera sus "deberes conyugales". Mi esposo de plano no lo creia porque sabe que si en juicio no puede borracho menos, pero al tocame la conchita y olermela me di cuenta que buscabna huellas del semen... suyo o del otro, pero como usamos condòn, si acaso oleria a algo serìa a chocolatre, porque de ese sabor era el condón.
Al regresar a donde vivimos vi al doctor, el colega de mi esposo, dos o tres veces mas, y salimos a coger con discresión, pero comprendimos que el riesgo de que nos vcieran y le fueran con el chisme a mi marido era muy grande. Es un medico que va a operar al sanatorio de mi esposo y no convenia perder esa amistad profesional. Me gustan los hombres morenos, de verga grande y que la sepan usar sobre todo....Lupita Estrada



<< Volver Atras