Inicio » Relatos Eroticos » Clara : Mamá de mis dos insaciables ahijaditas

 

 

Clara : Mamá de mis dos insaciables ahijaditas


Bueno después de las desvirgadas que les hice a mis ahijaditas, Maricel y Sheyla, no tuve la oportunidad de cachearlas nuevamente. Paso el tiempo y un 15 de marzo a tempranas horas de la mañana estaba aseándome, vestido con una pantaloncillo de deportes, pensando en Clara la hermosa hembra que me tenia loco por comérmela, Clara era mi obsesión, madre de las insaciables pequeñuelas, estaba en esos pensamientos, cuando sonó el timbre de la casa, para mi grata sorpresa, quien tocaba el timbre era Clara, estaba vestida con una minifalda jean, una blusa color cardenal, su piel blanca contrastaba con su ropa, se le veía muy pero muy hermosa, estaba preocupada, le pregunté el por qué, dijo que necesitaba dinero para comprar los útiles y uniformes de colegio para las niñas ya que los del año anterior les quedaban muy chicos, y no tenían dinero, Jorge, no se preocupaba de ellas ni de Clara. Esperaba encontrar a Linda pero ella había salido a su primer día de trabajo a las 06.30 am, encontrándome solo, me comentó cabizbaja, avergonzada y sollozando, dijo que necesitaba urgentemente un préstamo de S/. 500.00, Nos sentamos en el sofá, acariciándole sus sedosos cabellos, traté de calmarla, puso su cabeza en mi pecho y se desahogó, la abracé, levantándole su cabecita, besé limpiándole sus lagrimones. Bueno, le dije todo tiene arreglo, vamos a la sala de estudio, la cogí de sus delicadas manitas, dejándose llevar entramos en ella, abrí mi escritorio y saqué de un fajo de billetes, la cantidad de 500.00 nuevos soles, dándole, dije, que me lo podía pagar poco a poco sin apuros, sus ojos brillaron de alegría.....que haríamos sin ti Káiser.... Clara sabe que me gusta una barbaridad, se me acercó abrazándome sus pezones duros chocaron en mi pecho y me dio un beso en la boca, aproveché para enredar mi lengua con la de ella, mientras mis manos, estrujaban sus poderosas y duras nalgas, le desabroché su blusita, asomando sus dos ricos melones, engulléndolos lamiéndoles la puntita de sus erguidos pezones, bajando por su plana barriguita, la volteé lamí poco a poco todo su esbelto cuerpo, que a pesar de tener dos niñas se encontraba recontra buenaza sus delicadeza al hablar al caminar, una señora de clase, su cuellito de cisne, sus hombros, los mordía, pellizcándola con los dientes, su cinturita sus preciosas nalgas blancas, los lamía, mordía metiendo mi lengua en las partes internas de sus nalgas y muslos, clara me sobaba con sus muslos los míos, Clara acercaba su pubis a mi verga, mis inquietas manos, arrancaron su faldita, quedándose en un blanco y deslumbrante mini calzoncito acanalados blondeados, bajé mi cabeza, llegando a su pubis, la cargué, echándola en la alfombra, le arranqué su calzoncito, llevándomelo a la nariz, aspirando su fuerte fragancia a mujer, sus vellos dorados de su concha estaban recortados, sus hermosas piernas parecían de mármoles, y su cueva del amor, una almejita rosada, sus labios vaginales hinchados, invitaban a ser penetrada, levante sus blancas piernas a mis hombros, y mi erecta verga con sus venas hinchadas, el glande rojo indio y con el capullo marrón, apunto a su rosado agujerito vaginal, mientras clara gemía, articulando palabras, metemelo ya, quiero tenerte dentro de mi hace mucho tiempo que te deseo, hummmmffff, y movía su cuerpo de un lado a otro, mientras mis manos magreaban sus ricas tetas 36 b, de un solo empujón y por la lubricación natural de sus jugos, mi verga, se fue hasta el fondo de esa calientita y agradable conchita estrecha de clara, tuve una sensación rica, por su ajuste y comodidad, mientras clara, se movía con espasmos violentos al tener una serie de orgasmos retenidos, yo seguía con el tren de mete y saca, mis pensamientos, estaban concentrados en la pasión que sentía por clara y la satisfacción de tenerla en mis brazos por siempre. Hacía que mi verga, no cediera, la puse de perrita echando ella su cabecita en el suelo ahhhhh que rico me hace, ahhhhh, Káiser, que rico es ahhhhhh, metemelo mas, mas, massss, hummmffff, agggggggg, se vino en un a serie de orgasmos unos mas caliente que el otro, la penetré profundamente, concentrándome en no fluir mis espermas, la levanté me senté en una silla mirándonos cara a cara, besándole el cuello, sus ricos labios, sus generosas tetas y oscilando mi lengua en sus erectos pezones, la llevé cargada hasta el piso sin sacar mi verga de esa insaciable y estrecha conchita caliente, me senté en el piso con ella enganchada en mi verga, me eché al piso, Calar estaba empalada, ordenándola que subiera y bajara rápidamente, no pude mas y descargamos ambos prácticamente toda mi vida en la profundidad de su vagina. Seguimos con un perfecto 69, mordiendo su clítoris, metiendo mi lengua en su hoyito anal, dilatándoselo poquito a poco, Clara reia y se engullía mi verga, mi lengua no paraba de lamer su apetecible concha, las paredes de sus blancos muslos, y su agujerito anal dilatándolo, le metí el dedo, sacándole un hummmfffffffggggrrrr, seguía en mi obsesión de dilatarle mas su virginal ano, metiendole otro dedo dilatándola mas, mientras clara, me lamía a chupetones mi erecta verga, magreaba mis nalgas, aggghhh, hazme totalmente tuya kaiser, salimos de la posición 69 , la puse en 90° contra el escritorio, le abrís sus redondas, hermosas y duras nalgas, lami nuevamente su dilatado ano, realmente no quería desflorarla contra natura, por su piel delicada y hermosa blanca como una diosa, me decidí y acerqué mi verga a su agujerito castaño, empujé hasta la mitad de mi verga, y un grito ayyyyyyhhhhhhhhggggggmmmm, ahogado rápidamente por mi mano retumbo el estudio, esperé que el cluito de Clara se acostumbre al grosor de mi verga, hasta que su anillo anal, atrapó el glande, y sus esfínteres cedieron al intruso empujé lentamente, hasta penetrarla totalmente, mi mano jugueteaban con su precios clítoris dándole placer hasta desaparecer totalmente su quejido de dolor cambiándole por gemidos de placer, hummmmahhhh, que rico, mas, rómpeme toda, aggggg, me partes en dos mi amor, ahhhhhhh, kaiser, ahhhh, sigue sigue mi amooor, ahhhh que rico lo haces, no lo saquees mi vidaaaaa, mientras sus manos, sobaban mis huevos, seguí con el mete y saca profundamente y clara se venía nuevamente en una serie de orgasmos violentos, empujando hacía atrás chocando mis huevos con sus preciosas nalgas, metía y sacaba mi verga hasta la entrada de su ano que sangraba embarrando mi sólida verga. Mientras mi mano recogía sus jugos orgasmicos, llevándomelo a la boca, exploté dentro de ella, gritaba me arde me arde, ahhhhhhhhhh, kaiser, ahhhhhhhhhhh que rico, eres, mi amor. Me eché en su blanca espalda, lamiéndola y besándola, como queriendo no dejarla ir nunca. Nos echamos en el alfombrado piso a descansar, del trajín sexual, poco apoco nos levantamos, nos dimos un gran beso, bese nuevamente todo su cuerpo, la cargué delicadamente la llevé hasta la ducha, nos bañamos, nos vestimos y salimos, a percatarnos la hora eran como las 11.50 am, la llevé con mi auto al Supermarket, compramos comidas, víveres y la llevé hasta su casa. Mis ahijaditas, al verme se me acercaron sonrientes, me dieron un beso y ayudaron con las bolsas a Clara. Que caminaba dificultosamente, la niñas le dijeron que tenía....Clara contestó que se había golpeado al bajarlas escaleras del Super. Clara se despidió, prometiéndome encontrarnos constantemete, para conversar como lo hicimos hoy, me dió un beso profundo, despidiéndome tocándose su conchita, mientras las nenas, desde la puerta, hacían lo mismo. lamiendose sus pequeños y delgados labios, Quedándose todas en su casa. Esto continuará.


<< Volver Atras